El salar de Uyuni y la fiebre del oro blanco

El salar de Uyuni

El salar de Uyuni es una vasta superficie de sal situada al sureste de Bolivia en el altiplano de la cordillera andina, a unos 3700 metros sobre el nivel del mar. Posee una extensión de alrededor de 10 600 km2. La capa superior de sal sólida o costra presenta un grosor de 10 metros aproximadamente, pero la profundidad total del salar es de 120 metros, donde capas de salmuera y barro se superponen unas a otras. Estas capas de salmuera tienen concentraciones diferentes de elementos como cloruros y sulfatos de potasio, magnesio y sodio, además de carbonatos.

En el pasado toda la extensión del salar de Uyuni estuvo cubierta por lagos. Hace alrededor de 40 000 años fue el lago Minchinnota y, 30 000 años después, el lago Tauka. En la formación de los salares intervienen muchos factores necesarios, pero quizás el factor más influyente sea la climatología. El clima de la tierra es cambiante a lo largo de su historia. En este período y lugar concretos la climatología cambió de húmeda, con lluvias muy abundantes, a un ambiente seco y cálido, que por evaporación fue reduciendo paulatinamente la superficie y volumen de los lagos andinos. Sólo quedaron las sales y sólidos disueltos depositados en la superficie del fondo del lago y algunas pequeñas montañas a modo de islas.

_MG_5618-1

Salar de Uyuni. Al fondo se ven algunas islas como la Isla del Pescado ( a la derecha ).

La fiebre del litio

s12sEl salar ha constituido en el trayecto de su historia una importante fuente de recursos para muchas culturas de la zona. Durante el imperio inca los trabajadores recogían la sal y se la llevaban a las aldeas. Para atravesar toda su extensión requerían de varios días y durante el viaje descansaban en las islas. Pasaban las noches principalmente en Incahuasi que traducido del quechua significa “casa del inca “, y por la mañana proseguían su camino.

Hoy en día destaca como la reserva de litio más grande del mundo con el 90 % del litio global. También posee grandes cantidades de elementos importantes para la industria química como el boro, potasio y magnesio.

El litio es el mineral utilizado actualmente como parte fundamental de las baterías de todos los dispositivos electrónicos. La viabilidad de avances tecnológicos, como el coche eléctrico y otros menos cotidianos, dependen directamente de su explotación siendo una pieza clave de la revolución energética. Por ello, muchos se atreven a llamar a Bolivia la “Arabia Saudita del litio”. Sin embargo, la diferencia entre el petróleo y el litio es que de este último se estiman reservas para aproximadamente 1000 años. Ante la incipiente desaparición del petróleo la extracción del litio se convierte potencialmente en una actividad estratégica y fundamental a nivel global. La fiebre del litio ya ha comenzado en todo el mundo.

Pero Bolivia, a pesar de contar con el salar más grande del mundo entre sus recursos naturales, tiene grandes inconvenientes para extraer este preciado elemento. En Uyuni, el litio se encuentra muy mezclado con magnesio y otros minerales. Su separación es compleja y requiere de tecnología muy costosa a la que los bolivianos no tienen acceso por el momento.

En este sentido, son muchas las empresas extranjeras que se frotan las manos y están interesadas en establecer acuerdos con el actual gobierno de Evo Morales para la explotación de los yacimientos del salar. El interés es recíproco, pero Bolivia se toma su tiempo a la hora de firmar los acuerdos. El ejemplo de los países vecinos y principales exportadores de litio Chile y Argentina, donde se fomenta cada vez más la explotación privada y la compra de salares, hace que el pueblo boliviano haga hincapié en la necesidad de mantener la soberanía de sus yacimientos.

Retos socio-culturales y ambientales

Son muchos los impactos medioambientales resultantes de la extracción del mineral de litio. En primer lugar, son necesarias la creación de caminos de exploración y la instalación de infraestructura que conllevarían graves consecuencias paisajísticas.

_MG_5523-1

Vía de tren que atraviesa una zona lateral del Salar de Uyuni.

Durante la extracción y el procesado del material se emplean grandes cantidades de químicos tóxicos, carbonato de sodio, bases y ácidos. Posteriormente, cuando entra en contacto con el ambiente, el litio reacciona con el vapor de agua, nitrógeno y oxígeno del aire, generando compuestos como el hidróxilo de litio, muy peligroso por su naturaleza corrosiva.  El escape de alguno de estos químicos o residuos puede producirse por lixivación, derramamiento o emisiones atmosféricas, poniendo en peligro el ecosistema y la población circundante.

La extracción del litio presenta además una problemática social importante asociada al consumo de agua. Los pueblos situados alrededor del salar de Uyuni son productores agrícolas, principalmente del cereal de la quínua ( quinoa ). Por un lado, si los residuos consiguen llegar a los acuíferos mediante lixivación, las reservas de agua potable serían inutilizables, tanto para el consumo como para la agricultura y la ganadería. Por otro, la explotación del litio se realiza actualmente mediante piscinas de evaporación que requieren gran cantidad de agua. De aumentar la producción, descendería la capacidad de abastecimiento para la población y sus actividades económicas.

image110

Obrero creando piscinas de evaporación en la planta piloto del Salar de Uyuni. Foto archivo : Efe Agencia

La etnografía de la zona también es una cuestión importante a tener en cuenta. La asociación boliviana Ayni defiende los intereses de los productores primarios bolivianos y afirma que no se consideran las necesidades de los pueblos indígenas ni tampoco se les intenta integrar en la producción del litio.

Si te interesa el tema, puedes seguir informándote en los enlaces que te dejo abajo.

Asociación Ayni :

http://www.ayni.org.bo/

http://www.noalamina.org/preguentes-frecuentes/item/9585-cuales-son-los-impactos-ambientales-y-la-salud-de-la-explotacion-de-litio

Documental de RTVE sobre el tema :

http://www.rtve.es/alacarta/videos/en-portada/portada-bolivia-reto-del-litio/1333242/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *